Modelo chileno

Con esta definición, el Gobierno podrá avanzar a partir de ahora en su objetivo de buscar un nuevo índice, probablemente denominado Unidad de Valor (UVA), para la actualización de los créditos hipotecarios.

Horacio Parga, titular de la desarrollista Edisur, consideró que conseguir un indicador específico “sería fantástico para el sector”. “Todos los planes hipotecarios han fracasado porque, aún con tasa subsidiada y fija, la primera cuota es muy alta. Eso es un impedimento para que la gente de clase media acceda y, al final, a los créditos terminan tomándolos personas de altos ingresos que hacen negocio al licuarse la cuota con la inflación”.

En Chile funciona para esto la llamada Unidad de Fomento (UF), que sigue aproximadamente la variación del costo de vida y que rige para fijar actualizaciones en créditos hipotecarios, alquileres e inclusive para los depósitos bancarios, entre otras finalidades.

Con un mecanismo similar aplicado en la Argentina, entendió Parga, donde se contemple el reajuste de precios y salarios, “las primeras cuotas serían bajas y podrían acceder muchas más personas al financiamiento”, comentó.

Al mismo tiempo, al quedar legalizada esa forma de actualización, los prestamos “se podrían estandarizar y un desarrollista podría ‘securitizarlos’ para financiarse en el mercado de capitales”, añadió.

La idea que maneja el Banco Central es que el UVA también se convierta en la nueva referencia para los depósitos a plazo fijo. De esta forma, los bancos podrían ofrecer a sus clientes colocaciones en esta nueva unidad de valor y a la vez trasladar la mejor tasa a los créditos hipotecarios.

Buscan un indicador para ajustar los créditos hipotecarios

El Banco Central dio a conocer los nuevos valores del CER hasta el 25 de enero. Es el primer paso hacia la llamada “Unidad de Valor”, que regiría en los préstamos para vivienda.
Expectativa. Para el sector desarrollista, un indicador similar al chileno serviría para financiar al cliente
Expectativa. Para el sector desarrollista, un indicador similar al chileno serviría para financiar al cliente
El viejo y conocido Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER), utilizado para calcular el ajuste de los títulos públicos, se convertirá en el corto plazo en el eje de actualización de los créditos hipotecarios que proyecta lanzar el Gobierno nacional y que en la actualidad están sepultados por la alta tasa de interés bancario.

Las autoridades del Indec darán hoy al mediodía una conferencia de prensa para explicar cómo funcionará el empalme provisorio de las series de inflación de ese organismo nacional con el índice que calcula la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Caba), a los fines de estimar, precisamente, el CER.

Ayer en el Boletín Oficial se publicó la Resolución 5/2016 del ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, donde considera necesario “establecer un período de empalme que vaya desde el 7 de diciembre de 2015 hasta el 25 de enero de 2016” en el valor del CER.

La última vez que se publicó el índice CER fue el 6 de diciembre pasado. El funcionario dispuso que para el nuevo cálculo “se utilizará la tasa de variación diaria obtenida de la evolución mensual del IPC de la Ciudad de Buenos Aires para noviembre de 2015, mes en el cual el Indec también dejó de difundir el IPC nacional.

De esta manera, las obligaciones y bonos que aplica el CER como coeficiente de indexación deberían tomar como referencia el registro del dos por ciento por ciento que arrojó el índice de precios al consumidor que 
el IPCBA registró en noviembre, y del 3,9 por ciento para diciembre.