Fracasó la pesificación del mercado inmobiliario

Cada vez son menos las propiedades en la Capital que se publican en pesos; la excepción son los edificios a estrenar:

La pesificación del mercado inmobiliario se sumó a la lista cada vez más larga de anuncios oficiales que finalmente nunca se concretan. De acuerdo con un estudio del portal especializado Zonaprop.com, en la actualidad sólo el 9% de las propiedades que se ofrecen a la venta en la ciudad de Buenos Aires se publican con los precios en pesos.

Dentro de ese 9%, además, las propiedades a estrenar representan la gran mayoría, y si se toman únicamente los avisos de departamentos y casas usadas, las publicaciones en pesos representan menos del 3% del total.

Pesificar los valores de las propiedades fue una de las metas que se había impuesto la entonces presidenta del Banco Central Mercedes Marcó del Pont cuando tuvo que explicar públicamente las razones que la llevaron a imponer el cepo para la compra de dólares, a los pocos días de que la presidenta Cristina Kirchner consiguiera su reelección.

A todas luces, las explicaciones oficiales parecían más que nada una excusa para justificar el objetivo real de esa medida, que no era otro que reducir la demanda de dólares en un momento en que las reservas del Banco Central empezaban a bajar drásticamente. Sin embargo, la propia Marcó del Pont no dudó en su momento en presentar la prohibición de comprar dólares como «un paso adelante en la pesificación del mercado inmobiliario».

Con los resultados a la vista, gran parte del terreno que se había ganado en materia de pesificación en los últimos dos años y medio ya se perdió.

Según el relevamiento de Zonaprop.com, antes de que se implementara el cepo las ofertas en pesos representaban sólo el 1% de los avisos de venta que se publicaban en Buenos Aires. Con la imposibilidad de acceder a los dólares, se derrumbó el número de operaciones, pero también hubo una multiplicación de las publicaciones en pesos, tal como esperaba el Gobierno.

En diciembre de 2012 se alcanzó un récord, con una de cada cinco propiedades a la venta en moneda local. Sin embargo, la primavera pesificadora no duró mucho y a partir de ese momento se inició una declinación constante que parece no haber encontrado su piso.

«Uno de los factores que terminaron frenando la pesificación del mercado inmobiliario fueron los Cedines, ya que cuando se anunció la posibilidad de contar con una herramienta para que el vendedor se hiciera con dólares muchos decidieron dejar de lado las ofertas en pesos», señaló Mariano Nejamkis, CEO de Zonaprop.com.

El portal, que lidera la oferta de propiedades en ventas -con más de 250.000 avisos activos-, proyecta para los próximos meses que seguirán cayendo las publicaciones en pesos, pero sin volver nunca al 1% que tenían de participación antes del cepo gracias a la decisión de las desarrolladoras y constructoras inmobiliarias de «desdolarizar» sus proyectos de unidades nuevas.

«Si hay algo positivo que tuvo el cepo fue que por lo menos logró una pesificación de los avisos de venta de propiedades a estrenar, lo cual tiene cierta lógica si se toma en cuenta que la mayoría de los insumos que tiene un desarrollador inmobiliario están en pesos», señaló Nejamkis.

Con porcentajes no tan marcados, el proceso en la Capital Federal es similar al que se vive en el Gran Buenos Aires. A fines de 2011 sólo el 1% de las casas y departamentos en venta en el conurbano se ofrecían en pesos. Un año después el porcentaje pegó un salto hasta 24%, y a partir de ese momento también empezó a caer, aunque con una tendencia a la baja mucho menos pronunciada. De hecho, en la actualidad las ofertas de propiedades en pesos siguen representando un respetable 19 por ciento.

Otro mercado pesificado es el de los alquileres, aunque en este caso no se trata de una consecuencia del cepo creado en 2011, ya que históricamente en este negocio el porcentaje de las ofertas en dólares nunca superó el 5 por ciento.

La reactivación inmobiliaria llegará sólo a partir de 2015

SEGÚN UNA ENCUESTA DE LA ESCUELA DE NEGOCIOS DE LA UNIVERSIDAD AUSTRAL

Los empresarios del sector inmobiliario creen que la reactivación de los desarrollos privados llegará sólo a partir del 2015, según una encuesta realizada por Reporte Inmobiliario. El relevamiento se hizo la semana pasada en una Jornada Internacional de Real Estate organizada por el IAE, la escuela de Negocios de la Universidad Austral y el IESE de España. “Cómo hacer negocios en la Argentina de transición”, fue el lema convocante.

En relación con la evolución del nivel de actividad de los desarrollos privados, una minoría del 21% prevé que “aumentará”; mientras que la mayor parte de los encuestados, el 43% opinó que “disminuirá” aún mas.

La mayoría, el 54,17%, consideró que la demanda seguirá proviniendo del “inversor particular con fondos propios”, mientras que lejos, un 20% manifestó su esperanza en la aparición del “usuario final con financiación”, como principal fuente de demanda.

Con respecto al nivel general de precios de los inmuebles usados en dólares para el próximo año, la tendencia predominante fue hacia “la estabilidad de los valores” en los niveles actuales o de una reducción de hasta un 10%, ya que en conjunto, sumaron casi el 70% de las respuestas. En tanto, poco más del 19% opinó que los precios ajustarán a la baja en un porcentaje comprendido entre 10 y 20%.

De acuerdo con el sondeo, el nivel esperado de evolución de los precios en dólares de los inmuebles a estrenar fue similar al de los usados, aunque en este caso, la mayoría se inclinó mas hacia la estabilidad de los valores que hacia una baja.

Las respuestas, según los analistas de Reporte Inmobiliario, “evidencian que existe una mayor numero de empresarios que espera un ajuste de precios más en el mercado del usado que en los inmuebles a estrenar”, comentaron.

Por otro lado, el incremento de los costos de las obras que, en los últimos años, superaron el 20%, también es motivo de preocupación para el sector. En este sentido, el 48,33% de la muestra opinó que los costos de construcción para los próximos 12 meses, aumentarán entre 20 y 30%. Una respuesta que está en línea con los índices de incremento de los costos medidos por la Cámara Argentina de la Construcción.

En cuanto a la cantidad de compraventas de inmuebles, la mayoría de los consultados opinó que seguirá en niveles similares a los actuales, incluso un 30% supone que caerá aun más aunque en porcentajes inferiores al 10%.

En cuanto al ingreso de nuevos proyectos inmobiliarios, en el próximo año, las respuestas fueron menos alentadoras. El 57,38% estimó que se mantendrá en los niveles actuales y el 36% que se reducirá aún más.